Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

La gestión de las juntas directivas en la prevención de la evasión fiscal

Autora: Mayra Rodriguez

Fuente: ANPanamá

Las Juntas Directivas juegan un rol muy importante en las decisiones de las organizaciones, sobre todo porque en ellas le han sido delegadas funciones y roles muy vinculadas en su funcionamiento y por supuesto, en la aprobación de procesos y políticas dirigidas al negocio propiamente, en donde también se involucra la aceptación de potenciales clientes para la continuidad del negocio.

En nuestro país ya hemos tenido experiencias en cuanto a ausencias de decisiones y resultados en actas de Juntas Directivas e inclusive de Comités, en donde la vinculación de clientes, ha traído innumerables inconvenientes por sus perfiles y reputación en los distintos sectores.

La posible pérdida de confianza por algunas irregularidades en algunos directivos, han puesto de manifiesto la relevancia que adquiere el buen Gobierno Corporativo.

Las actuales regulaciones en los distintos sectores, han establecido pautas que deben cumplirse, asi como los estándares regulatoris a nivel internacional, en los cuales se plantean los principios de Gobierno Corporativo que deben ser la base para que odamos actuar en propiedad con ética e integridad para poder conformar una Junta Directiva.

Insistiendo en aquellos aspectos vinculados a la evasión fiscal y sobre todo porque muchos sectores han reflejado inquietudes, es importante recalcar que, la Junta Directiva no está exenta a conocer que en todoas sus decisiones, debe estar de forma intrínseca, todas aquellas señales de alertas, los perfiles de clientes, la información tributaria del cliente para aceptar su vinculación.

Sobre lo anterior, debo insistir que el Gobierno Corporativo es el conjunto de normas y principos que regulan el diseño, integración y funcionamiento de los órganos de gobierno de la empresa, como son los tres poderes dentro de una sociedad: los Accionistas, Directorio y Alta Administración, en donde la ética empresarial, vista desde una perspectiva local e internacional, debe ser un marco referencial para mitigar potenciales riesgos y porque no, de que un directivo pueda estar vinculado a procesos de evasión y defraudación fiscal.

El compromiso de los directivos debe también estar enfocado en la efectividad del sistema normativo, es decir, que los temas operativos, de negocio, de cumplimiento, entre otros, no es solamente responsabilidad de comités y ejecutivos, sino también de que estos directivos puedan exigir información tributaria de los clientes, conocer si los clientes están en paz y salvo en cuanto la presentación y pago de sus impuestos, en el caso de extranjeros revisar su obligación tributaria en su país de origen, si el cliente a presentado la documentación sobre la situación legal de su empresa en el país de residencia, en fin, el poder cumplir con aquellos requerimientos necesarios para poder sustentar ante un tribunal, que la organización o institución, hizo efectivo su conocimiento del cliente y se llevaron a cabo todas las validaciones e investigaciones de debida diligencia para mitigar riesgos de evasión fiscal.

Las Juntas Directivas, deben ser muy cautelosas en que todos los temas asociados a la prevención de riesgos, deben ser expuestos en Actas y que en ellas deben estar perfectamente indicados y en detalle, si hay acuerdos o no, y que estas decisiones sean plasmadas en blanco y negro en dichas Actas, de manera que se pueda sustentar el cumplimiento, respecto a lo que plantea la ley que penaliza la evasión fiscal.

Es indiscutible que todos los riesgos asociados a evasión fiscal y fraude, pueden ser mitigados razonablemente con adecuados mecanismos de control interno, los cuales también son aspectos que deben revisar obligatoriamente, los miembros de Juntas Directivas.

Todo lo anterior, es aplicable a todo tipo de empresas y organizaciones, ya que en ellas existen líderes que toman decisiones, inclusive sobre la tributación de la misma.  

Importante resaltar que la evasión fiscal, no solo consiste en no pagar impuestos, es decir, esto va mucho más allá.  La Junta Directiva debe estar pendiente de que las acciones mitigantes sean dirigidas a la transparencia, integridad y veracidad de la información contable, sus estados financieros, y que dicha información no esté ocultando información respecto a la fuente de los ingresos, que se reflejen con efectividad en los registros contables y así poder evitar que puedan ser objeto de una investigación por defraudación fiscal.

En el Gobierno Corporativo, los valores, la ética, la transparencia, el compromiso de la Alta Gerencia, deben ser la base para lograr mitigar todos aquellos riesgos implícitos del negocio y sobre todo cuando se presenta y se reporta al Estado la situación financiera, que por añadidura permite el reflejo y la valoración sobre los impuestos a pagar de una organización.

width=736

 


 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas