Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

Sistemas de Gestión de Compliance Penal. UNE 19601

Diagnóstico de Nivel de Compliance

La Ley Orgánica 5/2010 de 22 de junio, de reforma del Código Penal Español, introdujo en la legislación penal española una de las modificaciones más sustanciales en el derecho penal empresarial desde la aprobación del Código Penal de 1995. La modificación legal más relevante consistió en la eliminación de nuestro ordenamiento jurídico penal del viejo aforismo romano “societas delinquere non potest”, según el cual una persona jurídica no podía cometer delitos.

Con ello, la reforma CONVIERTE A LAS PERSONAS JURÍDICAS EN SUJETOS INMEDIATOS DEL DERECHO PENAL SUSCEPTIBLES DE COMETER DELITOS, al margen de las concretas personas físicas que las integren, y de ser por ello sancionadas con auténticas penas que van desde cuantiosas multas a la disolución de la persona jurídica. LAS PERSONAS JURÍDICAS SON RESPONSABLES POR LOS DELITOS COMETIDOS por sus representantes legales (administradores, apoderados y empleados y colaboradores), siempre y cuando no se haya ejercido sobre ellos el debido control y el delito se haya cometido en provecho de la persona jurídica.

La reciente reforma del Código Penal, en vigor desde el 15 de julio de 2015 (Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo), especifica en su artículo 31 bis, entre otros aspectos, que dicha responsabilidad penal puede quedar exenta si el órgano de administración ha adoptado y ejecutado con eficacia, antes de la comisión del delito, modelos de organización y gestión que incluyen las medidas de vigilancia y control idóneas para prevenir delitos de la misma naturaleza o para reducir de forma significativa el riesgo de su comisión.

Sólo hay una forma de evitar o atenuar la pena en caso de que se de la comisión del delito, demostrar que la empresa ha sido diligente, adoptando las medidas necesarias mediante la implantación de un modelo/sistema/programa de Prevención de Riesgos Penales, y probando que el delito se ha cometido a pesar de su diligencia.  

La norma UNE 19601 aportará un criterio claro y objetivo para establecer los requisitos que debe tede un sistemas de gestión del compliance penal en una organización y además permitirá somoter este sistema a evaluación y certificación externa e independiente lo que permitirá a la organización aportar evindencia de la existencia del sistema.

En esta pantalla podrá descargar PDF de la norma UNE 19601 para la gestión del compliance penal en una práctica ficha, así como una interesante presentación.

Cumplimente los siguientes datos para poder realizar su Diagnóstico

Los campos marcados con (*) son obligatorios.