Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

Informe de la Alianza Anticorrupción entrega 10 recomendaciones para evitar las malas prácticas en tiempos de COVID-19

Facilitar el uso de nuevas tecnologías, fortalecer la coordinación interinstitucional y reforzar la integridad son algunas de prácticas propuestas en un documento.

Fuente: El Mostrador, publicada el 28 de Septiembre de 2020.

La Alianza Anticorrupción UNCAC elaboró un informe con 10 recomendaciones para ayudar a “resguardar la integridad, ayudar a asegurar el uso eficiente de los recursos, y contribuir a generar una mayor confianza por parte de la ciudadanía en las medidas tomadas por la autoridad en tiempos de la pandemia”, ya que desde la llegada del COVID-19, la Alianza ha detectado diversas problemáticas.

“No solo cambios en las rutinas, sino también en el funcionamiento de las instituciones. Además de las vulnerabilidades de base de los sistemas de salud, el aumento del gasto, la necesidad de respuesta rápida y el foco de atención en las medidas sanitarias pueden dejar zonas sin supervisión y generar un relajo en los estándares de integridad”, indican a través de un comunicado.

Es por esta situación que la Alianza recomienda: “Facilitar el uso de las nuevas tecnologías de información; asegurar el cumplimiento legal; sujetar estrictamente los procedimientos al principio de probidad; mantener los controles internos y externos disponibles y aplicarlos con sentido de urgencia; fortalecer la coordinación interinstitucional y el intercambio de información entre el sector público; asegurar estándares de transparencia y rendición de cuentas; forjar acuerdos entre actores políticos y sociales que permitan diseñar estrategias de gobernabilidad efectivas; fortalecer la implementación de sistemas de integridad; potenciar el compromiso de los altos directivos con la implementación de los sistemas de integridad pública y; difundir y sensibilizar permanentemente en materias de integridad”.

“Según datos de Transparencia Internacional, antes de la pandemia la corrupción en el sector salud ya causaba pérdidas de más de US$500 mil millones cada año. Por su parte, Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) calcula que entre el 10% y el 25% de todos los recursos gastados en compras y adquisiciones se pierden en el mundo debido a corrupción”, añaden.

“Más allá de lo que sucede en el sector salud, para evitar un colapso económico global y una posible depresión, los países han tomado medidas de emergencia para proporcionar una red de seguridad económica para los ciudadanos y las empresas en dificultades”, agregan.

“De acuerdo información de la Alianza Anticorrupción, habitualmente, la prevención de la corrupción, la transparencia y la rendición de cuentas no forman parte de las medidas iniciales de respuesta a una crisis. Aun cuando, en la experiencia comparada, la corrupción ha obstruido las respuestas hacia las crisis, incluyendo las pandemias, como en los casos del SARS, ébola y H1N1”, finalizan.

[Leer Más]

 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas