Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

Cómo defenderse del fraude online, que afecta a 4 millones de usuarios de tarjetas de crédito

Fuente: Espacio Mex

Aunque los pagos online no suponen ni un 10% de los gastos mediante tarjeta de crédito, el 96% de los fraudes registrados se realizan por esta vía. Cada año aumenta el número de compras online y el aumento en la comodidad también supone que los peligros para comerciales y clientes crezcan, y también sus costes. Páginas como MejorTrato.com documentan este tipo de fraudes y ofrecen consejos para evitarlos.

En 2018 se registraron 4,3 millones de quejas por fraudes relacionados con tarjetas de crédito en México, según datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef). Esta cifra se vincula al aumento de los pagos electrónicos en los últimos años. La popularidad de esta forma de abonar los gastos ha provocado que cada año los peligros para comerciales y clientes aumenten y los costes sean mayores.

La cifra registrada por Condusef en 2018 supera un 25% a los datos de las quejas inspeccionadas el año anterior. El 96% de las quejas denunciadas por fraude tenían relación con pagos electrónicos con tarjetas de crédito. Sin embargo, este gasto virtual sólo supone un 9,4 % de los pagos que se realizan con tarjetas de crédito o débito.

Existen varios tipos de fraude online, documentados por webs como MejorTrato.com:

Phishing.- Es el fraude más común en México y consiste en el robo de la información del titular de la tarjeta o de la cuenta bancaria. Esta información se utiliza de manera online sin el consentimiento de la víctima para realizar gastos. Los datos de la víctima normalmente se obtienen cuando esta hace ‘click’ en un correo electrónico o SMS falso. Esta estafa, por lo general, implica que la víctima haga ‘click’ en un enlace en un correo electrónico falso o SMS. El click lleva al usuario a una web donde debe ingresar sus datos personales o su cuenta bancaria. Otros mensajes utilizan una falsa historia para que la víctima, con la excusa de una llamada de urgencia, desvele sus datos personales al estafador.

“Si bien el 95% de las tarjetas vigentes en México tienen el sistema de chip EMV que reduce drásticamente las posibilidades de fraude físico, esta tecnología no representa ninguna protección contra fraudes en compras online”, comenta Cristian Rennella, CEO de MejorTrato.com.mx.

Binneros.- Estas personas buscan tarjetas de crédito para hacer compras falsas o suscripciones online que requieren de pagos mensuales, cuentas premium. El nombre proviene de “binn”, los seis primeros dígitos de una tarjeta de crédito real con un dueño físico. Este binn genera otras tarjeta de crédito no reales. De esta manera se estafa a las compañías de crédito y no a los usuarios a partir de la cual se generan otras tarjetas de crédito no reales, por lo que esta estafa está dirigida a las compañías y no a los usuarios.

Maneras de evitar el fraude online

  • Los datos de la tarjeta no deben anotarse, sobre todo el pin CVS. No deben enviarse por email, teléfono móvil o a través de aplicaciones de mensajeria instantánea como Whatsapp. Se debe tener mucho cuidado a la hora de manejar estos datos, incluso en los mismos bancos, donde es peligroso pedir la ayuda de desconocidos para realizar operaciones en los cajeros.
  • Nunca realizar fotos de la tarjeta de crédito. Si las imágenes llegaran a manos de “binneros” podrían usarla para realizar compras y suscripciones online a nombre del titular.
  • Revisar con periodicidad las transacciones de la tarjeta de crédito y el extracto para asegurar que no hay ningún gasto imprevisto o irregular. Se debe estar alerta a los mensajes de la entidad bancaria o empresa responsable de la tarjeta sobre compras o gastos irregulares.
  • La app de su banco es una buena manera de asegurar los gastos de las tarjeta. Mediante estas aplicaciones los costes de las tarjetas son fácilmente rastreables y seguros.
  • Estar muy atentos a las llamadas y correos electrónicos sospechosos. Los mensajes que suponen un mayor riesgo son los que contienen facturas atrasadas y los que contienen enlaces a webs con orientación de personas que contactan con los usuarios por email o llamadas telefónicas.

 

 


 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas