Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

Entrevista a Laura Gonzalvo Diloy, responsable de Compliance en Ayuda en Acción

Porque aunque queda mucho por hacer, aún es mayor el camino recorrido.

Interesante entrevista en la que Laura Gonzalvo nos habla sobre la labor del equipo de Compliance en Ayuda en Acción y del esfuerzo que cada día realiza su equipo por seguir mejorando como organización, y los grandes retos a los que se enfrenta como Tercer Sector.

Comenzaste a trabajar y a desarrollar tu carrera profesional en el mundo de la empresa privada en la auditoría, ¿qué te trajo al ámbito de la cooperación? 

Fue un voluntariado que hice en vacaciones en Guatemala. Lo que parecía ser una aventura puntual, en la que buscaba aportar mi granito de arena, fue el inicio de una nueva vida. A pesar de los diez años transcurridos todavía recuerdo esos días, la impotencia al descubrir una realidad tan diferente a la que estamos acostumbrados y con unas problemáticas desgarradoras e invisibilizadas, y la ilusión y esperanza en un futuro mejor que vi reflejadas en las miradas de los niños y niñas con los que tuve la oportunidad de vivir esa experiencia inolvidable. A mi regreso entendí que quería que fuera una constante en mi vida.

Se suele identificar al personal de las ONG con la parte más llamativa de nuestra labor: acción humanitaria, programas de desarrollo rurales… pero tu trabajo no es de este ámbito. Formas parte de un equipo poco conocido pero importante en una ONG. Explícanos brevemente a qué te dedicas. 

En el equipo de Compliance –control interno– monitorizamos los riesgos a los que está expuesta la organización y que podrían dificultar la consecución de nuestra misión. Identificamos áreas de mejora en los procesos organizativos y diseñamos procedimientos internos adecuados a nuestras necesidades, al contexto en el que operamos y a las obligaciones legales a las que estamos sujetos. También velamos por la transparencia y la rendición de cuentas con nuestros grupos de interés, lo que nos permite seguir mejorando cada día en nuestra gestión. Es nuestra obligación asegurar una gestión eficiente, eficaz y transparente de los recursos, porque nos debemos a las personas con y para las que trabajamos, y a las personas e instituciones que confían en Ayuda en Acción para hacerlo.

Actualmente se está hablando mucho de las medidas que tenemos las ONG para detectar, evitar y, en el caso de darse, denunciar malas prácticas, conductas poco éticas o incluso delictivas. Los medios de comunicación se han hecho eco de conductas escandalosas de personal de ONG mientras llevaban a cabo su trabajo; ¿cuáles son las herramientas que contamos en Ayuda en Acción para que esto no suceda?

Disponemos de un canal de denuncias, claro y de fácil acceso, para nuestros grupos de interés. Una vez se recibe cualquier denuncia, una Comisión de Reclamaciones constituida ad hoc analiza su pertinencia y las causas que la originaron, a través de una investigación que garantiza en todo momento la confidencialidad del usuario. Si tras la misma se confirma un comportamiento irregular por parte de un miembro de la organización, esta se reserva el derecho de emprender acciones legales contra dicha persona, informando, cuando se estime pertinente y en todo caso cuando la conducta sea ilícita, a las autoridades y organismos públicos competentes. Disponemos también de numerosos protocolos internos enfocados a fomentar la “cultura de cumplimiento” dentro de la organización. Llevamos a cabo auditorías y evaluaciones, tanto internas como externas, de los equipos en todos los países en los que trabajamos con el fin de mejorar nuestra gestión interna. Con ello, garantizamos el cumplimiento del marco normativo interno y externo, así como el adecuado destino de los recursos.

Nuestro sector trabaja con personas vulnerables en contextos muy duros. Cualquier escándalo de una organización del sector puede despertar dudas en la sociedad respecto al fin, al uso de los fondos o al comportamiento del personal… ¿cuáles son los mensajes que enviarías a la sociedad para que mantengan la confianza en el sector?

En el Tercer Sector cualquier comportamiento no ético y/o ilícito tiene un efecto dominó para el resto, porque aflora el debate sobre el rol de las ONG cuestionando nuestra existencia y gestión. Es algo con lo que tenemos que convivir porque entendemos que la confianza se ve debilitada. Aunque podamos considerar poco justo que a todas se nos juzgue en base a unos hechos ajenos, lo comprendemos porque la sostenibilidad de nuestras organizaciones está supeditada a la solidaridad de las miles de personas que nos apoyan; cuando hablamos de “valores”, es algo que merece todo el respeto y cuidado. Tenemos que poner todo nuestro empeño en seguir mejorando cada día, a nivel individual, pero también como sector. Este escándalo ha sido un punto de inflexión, no podemos quedarnos impasibles ante hechos que han violado los principios más básicos de cualquier ONG porque la ética es parte de nuestro ADN. Debemos mostrar “tolerancia cero” ante estas situaciones y buscar soluciones conjuntas. Por otro lado, me gustaría resaltar que nuestro sector no es ajeno a las medio cridades de la sociedad, al fin y al cabo somos parte de ella. Es muy importante que la gente vea estos escándalos con perspectiva global y los errores cometidos por determinadas personas y/u organizaciones no pueden generalizarse, ya que hay muchas otras que día a día se dejan la piel por dar voz a tantas personas y realidades invisibilizadas.

Viniendo del mundo de la empresa privada, ¿crees que en este ámbito del control interno o compliance hay mucha diferencia entre lo que hacemos en las ONG?

Desde lo teórico el concepto es el mismo, sólo cambian las obligaciones a las que estamos sujetos; y desde el plano práctico creo que existen dos grandes diferencias. Por un lado, nuestras organizaciones disponen de recursos humanos y materiales muy limitados para esta labor, porque nuestra financiación está destinada mayoritariamente al cumplimiento de fines. En este sentido hay que romper con el concepto que puede existir sobre las ONG, las cuales están cada vez más profesionalizadas, lo cual es un garante de una gestión de mayor calidad. Sin embargo, no hay buenos profesionales ni una buena gestión si no se invierte en recursos que lo hagan posible. Este es un mensaje que debe ir calando en la sociedad de forma unánime. En segundo lugar, y a pesar de algunos escándalos aislados que hayan podido darse, las personas vinculadas a las ONG tienen una sensibilidad especial por las problemáticas a las que nos enfrentamos, y unos valores alineados con las conductas éticas  que promulgamos.

Ya para terminar, ¿qué es lo que más te ha llamado la atención desde que estás en Ayuda en Acción?

Las personas del equipo. Trabajé durante siete años en una gran firma auditora y la llegada a Ayuda en Acción fue para mí una cura de humildad. Me encontré con profesionales excelentes y con una gran calidad humana, fieles a sus valores y con una firme convicción en nuestra labor. Yo, como tantas otras personas que no están familiarizadas con estas organizaciones, tenía el prejuicio de que el nivel de profesionalidad no era tan alto, y es que entra en juego un factor diferencial: el elevado nivel de motivación, compromiso e ilusión que ponen en su trabajo porque hay muchas personas que están confiando en su labor.

 


 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas