Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

Destapan una red de sobornos en la construcción de una cuestionada central hidroeléctrica brasileña

Una nueva fase de la investigación por corrupción conocida como «Operación Lavacoches» está revelando que la construcción de la controvertida planta hidroeléctrica Belo Monte, en el corazón de la Amazonia, también fue un canal de desvíos de fondos para políticos y constructoras brasileñas. La obra, cuestionada por indígenas, ecologistas y por el Ministerio Público, fue construida pese a las críticas surgidas dentro y fuera del Brasil.

La fase de la operación llamada «Buona Fortuna» apunta el pago de sobornos en las obras de la planta hidroeléctrica y ha citado al exministro de Luiz Inácio Lula da Silva (2002-2010) y de Dilma Rousseff (2010-2016) Antonio Palocci; así como al economista Delfim Netto, exministro de Economía durante la dictadura, en los años 70, como algunos de los responsables de los desvíos.

El nombre de la operación es una referencia a una de las empresas de Delfim Netto, que fue también embajador en Francia y que, a los 89 años, es considerado uno de los economistas y políticos de más prestigio en Brasil por su larga trayectoria.

En los informes que llevaron a la Policía a la casa de Delfim Netto en Sao Paulo este viernes, la fiscal Jerusa Burmann Viecili, integrante de esta Operación, confirmó la tesis de los ecologistas de que «las obras de la planta hidroeléctrica de Belo Monte causaron graves impactos medioambientales y perjuicio económico a la sociedad».

[Leer Más]

 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas