Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

La historia del primer Presidente latinoamericano que confesó cómo robó 275 millones de dólares

Antonio Saca Gonzáles fue presidente de El Salvador entre 2004 y 2009. Uno muy popular, que concentró a su alrededor el poder de la derecha política local. El 9 de agosto pasado, vestido con una camiseta y pantaloneta blancas, el uniforme de los presos salvadoreños, se convirtió en el primer ex presidente latinoamericano que confesó ante un tribunal colegiado cómo condujo desde el poder un sistema de corrupción y lavado de dinero, reseñó infobae.

Y acto seguido explicó, con detalle, cómo había robado millones de dólares del erario para beneficiarse él, a su familia, a sus íntimos y a su partido político, la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que gobernó el país durante 20 años.

Saca detalló como perfeccionó un esquema para esconder dineros provenientes de varios ministerios en una cuenta reservada de la Casa Presidencial, conocida como partida secreta, la cual por ley no era susceptible de auditorías externas y se supone estaba destinada a pagar por el Organismo de Inteligencia del Estado (OIE).

Explicó como ordenó a su secretario privado crear cuentas subsidiarias de la casa de gobierno para desde ellas sacar dinero a cuentas personales, pero también como con esos fondos financiaba sus propias empresas radiales, pagaba sobornos a periodistas y, a la postre, se construyó viviendas pantagruélicas en San Salvado y en playas del país centroamericano.

También aceptó el ex mandatario que desvío fondos públicos para financiar a su partido una campaña electoral, la legislativa y municipal de 2006.

Saca utilizó dinero “sobrante” de carteras como Salud, Educación, Seguridad y otras para pagarse lujos y financiar a su partido político. Todo en un país que, mientras él gobernó, sentó las bases para convertirse una década después en uno de los más violentos del mundo debido a sus índices de homicidio (en 2015 la tasa llego arriba de los 100 por cada 100.000 habitantes); y uno de los que más migrantes centroamericanos salen hacia los Estados Unidos en busca de mejores derroteros.

[Leer Más]

 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas