Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

Entrevista a Patrick Moulette, Jefe de la División Anticorrupción de la OCDE

"Uno de los principales cambios que está trayendo el movimiento de cumplimiento es un cambio cultural"

Con motivo del reciente lanzamiento del Capítulo Panamá de la World Compliance Association, entrevistamos a Patrick Moulette, Jefe de la División Anticorrupción de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en relación a la situación actual del compliance en Latinoamérica y los retos de futuro. 

 

¿Qué opina de la expansión de la World Compliance Association en América Latina? ¿Qué cree que puede aportar una asociación de este tipo en los países de América Latina, donde el cumplimiento se está volviendo cada vez más importante a medida que crecen los casos de corrupción?

Las organizaciones como WCA tienen un papel esencial que desempeñar para crear conciencia sobre la importancia que los esfuerzos anticorrupción tienen no solo para los gobiernos, sino también para las empresas y los individuos. El trabajo que ha estado haciendo la WCA ha ayudado a dar voz a los profesionales de cumplimiento y otras partes interesadas, que ahora pueden tener un lugar para aprender y debatir sobre nuevas leyes, buenas prácticas y problemas comunes. En un entorno muy desafiante y en constante cambio, como en el que trabajamos, la creación y facilitación de redes profesionales internacionales ha demostrado ser fundamental para la mejora de la experiencia de los profesionales de cumplimiento. WCA ofrece a los profesionales, estudiantes y personas interesadas en combatir la corrupción de manera más amplia,

¿Cuál es la situación en América Latina en relación con otras regiones en cuanto al marco legal sobre cumplimiento?

Muchos países de la región se han unido a la Convención Antisoborno de la OCDE (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México y Perú), que muestra el compromiso de esos países para combatir la corrupción internacional. Todos estos países han pasado por diferentes fases del riguroso proceso de evaluación del Grupo de Trabajo sobre Soborno de la OCDE, el organismo que reúne a representantes de las 44 Partes en la Convención Antisoborno e impulsa la implementación. Gracias a este arduo trabajo, todos estos países ahora tienen una ley de responsabilidad corporativa que le permite al país investigar, procesar y sancionar a las compañías involucradas en la corrupción y el soborno. Los esfuerzos del Grupo de Trabajo para promover controles internos, ética, y las medidas de cumplimiento en el sector privado han servido como catalizador para la adopción de responsabilidad corporativa por delitos de corrupción en muchos países de todo el mundo. En general, parece haber un aumento en América Latina de la conciencia del sector privado sobre el cumplimiento anticorrupción.

Sin embargo, la percepción de corrupción en la región sigue siendo alta y todavía hay un largo camino y muchos desafíos por superar. El nuevo entorno de cumplimiento anticorrupción en América Latina plantea nuevos desafíos para las autoridades policiales. En la mayoría de los países de ALC, estas autoridades son nuevas en la evaluación de la idoneidad de los sistemas de cumplimiento corporativo y en la consideración de los sistemas de cumplimiento corporativo al sancionar a las empresas. Se necesitan más esfuerzos para garantizar que las medidas de cumplimiento corporativo puedan conducir a una mejor detección y aplicación de la corrupción en la región. La Red de Aplicación de la Ley de la OCDE para América Latina y el Caribe * ha estado analizando cuestiones de responsabilidad corporativa y probablemente se centrará más en el impacto de las medidas de cumplimiento corporativo en la aplicación anticorrupción.

Todos estos cambios a nivel local y regional no dejan otra opción para los profesionales de cumplimiento que seguir estudiando e informándose sobre los desarrollos en curso en este campo tan dinámico.

La División Anticorrupción de la OCDE publica varios informes cada año que los profesionales de cumplimiento deberían encontrar útiles, como la “Responsabilidad de las personas jurídicas por el soborno extranjero: Un informe de inventario o Resolución de casos de soborno extranjero con resoluciones sin juicio. El 23 de septiembre, realizaremos un seminario web para lanzar un nuevo estudio dedicado al cumplimiento anticorrupción titulado “Cumplimiento corporativo anticorrupción: impulsores, mecanismos e ideas para el cambio”. Los invito a todos a unirse a nosotros para lo que promete ser una discusión muy interesante.

¿Qué desafíos de cumplimiento cree que podrían surgir en el futuro?

En este momento, el principal desafío que enfrentamos, y que probablemente durará más tiempo, es la pandemia de Covid-19. Esta crisis ha traído desafíos sin precedentes de sufrimiento humano, incertidumbre y grandes perturbaciones económicas a escala mundial. Esto puede crear entornos propicios para la corrupción y el soborno. Por esta razón, las respuestas estatales y privadas a esta crisis deben incluir mecanismos para prevenir, detectar y enjuiciar la corrupción y el soborno. Algunos riesgos de corrupción son inmediatos debido a las acciones tomadas para mitigar la crisis sanitaria y económica. Surgirán otros riesgos a mediano y largo plazo a medida que las consecuencias y el impacto de las medidas de emergencia de COVID-19 tengan mayor efecto. En estas circunstancias, la disminución progresiva de la confianza de los ciudadanos en las instituciones públicas y las empresas se hará aún más evidente. Por lo tanto, identificar y abordar los riesgos de corrupción será crucial para proteger la confianza en las instituciones públicas y las empresas, y para impulsar la confianza del público en la capacidad de los gobiernos para movilizar una respuesta efectiva a la crisis. Para obtener más información sobre este tema, invito a todos a leer nuestras recomendaciones para minimizar la corrupción y el soborno en la respuesta y recuperación de Covid-19.

Recientemente, la WCA ha agregado un nuevo capítulo, el Capítulo de Panamá. Como aseguran su presidente y vicepresidente, su objetivo es establecer el cumplimiento en los sectores no financieros, ya que este tiene años de experiencia. Específicamente, aseguran que el sector público es el que más necesita estas medidas anticorrupción, que describen como inexistentes. ¿Qué cambios debería traer el cumplimiento a este sector no solo en Panamá, sino en todo el mundo?

Algunas de las medidas adoptadas por las empresas son, en cierta medida, reactivas a los recientes escándalos de corrupción y al aumento de la aplicación en la región. Aunque estas nuevas medidas son bienvenidas, la pregunta ahora es cómo las empresas trabajarán para incorporar el cumplimiento anticorrupción en todas las actividades de las empresas más allá de la lista obligatoria de tareas pendientes. Por lo tanto, uno de los principales cambios que está trayendo el movimiento de cumplimiento es un cambio cultural. Las empresas ahora están revisando sus códigos de ética, tienen líneas directas para denunciar malas conductas y están hablando sobre la importancia de hacer negocios de la manera correcta. Estoy seguro de que la presencia de asociaciones y organizaciones de cumplimiento aumentará el interés de las personas en el tema y contribuirá a crear conciencia y compartir conocimientos en los países.

* Esta red tiene como objetivo promover el intercambio de experiencias y buenas prácticas entre las diferentes jurisdicciones de la región con el fin de dotar a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley anticorrupción con las herramientas y los conocimientos necesarios para investigar y enjuiciar eficazmente los casos de corrupción transnacional.

 

Desde la World Compliance Association agradecemos a Patrick Moulette sus respuestas y su participación activa en varios eventos organizados por la asociación, como el congreso Covid Compliance y la Presentación de la Propuesta de Estatuto Profesional para el Oficial de Cumplimiento. 

 

 

English version: 

On the occasion of the recent launch of the Panama Chapter of the World Compliance Association, we interviewed Patrick Moulette, Head of the OECD´s Anti-Corruption Division, regarding the current situation of compliance in Latin America and future challenges.

What do you think about the expansion of the World Compliance Association in Latin America? What do you think an association of this type can contribute in Latin American countries, where compliance is becoming more and more important as corruption cases grow?

Organizations like WCA have an essential role to play in raising awareness on the importance that anticorruption efforts have not only for governments but also for companies and individuals. The work the WCA has been doing has helped to give voice to compliance professionals and other stakeholders, who can now have a place to learn and discuss about new legislation, good practises and common problems. In a very challenging and constantly changing environment like the one we work on, the creation and facilitation of international professional networks has proved to be fundamental for the improvement of the compliance professionals expertise. WCA is giving professionals, students and people interested in fighting corruption more broadly, the opportunity and the space to find like-minded people with who share knowledge and experiences while bringing together interesting debates and events.

What is the situation in Latin America in relation to other regions as regards the legal framework regarding compliance?

Many countries in the region have joined the OECD Anti-Bribery Convention ( Argentina, Brazil, Chile, Colombia, Costa Rica, Mexico and Peru) which shows the commitment from those countries to tackle international corruption. All these countries have gone through different phases of the rigorous evaluation process by the OECD Working Group on Bribery – the body that brings together representatives from the 44 Parties to the Anti-Bribery Convention and drives implementation. Thanks to this hard work, all these countries now have a corporate liability law that allows the country to investigate, prosecute and sanction the companies involved in corruption and bribery. The Working Group´s efforts to promote internal controls, ethics, and compliance measures in the private sector has served as a catalyst for the adoption of corporate liability for corruption offences in many countries across the globe. Overall, there seems to be an increase in Latin America of the private sector´s awareness of anti-corruption compliance.

Nevertheless, the perception of corruption in the region remains high and there is still a long pathway and many challenges to overcome. The new anti-corruption compliance environment in Latin America poses new challenges for law enforcement authorities. In most LAC countries, these authorities are new at assessing the adequacy of corporate compliance systems and at considering corporate compliance systems when sanctioning companies. Further efforts are necessary to ensure that corporate compliance measures can indeed lead to enhanced detection and enforcement of corruption in the region. The OECD´s Law Enforcement Network for Latin America and the Caribbean* has been looking at corporate liability issues and will likely focus more in depth on the impact of corporate compliance measures in anti-corruption enforcement.

All these changes at a local and regional level leave no option to the compliance professionals but to keep studying and informing themselves about on-going developments in this very dynamic field.

The OECD Anti-Corruption Division publishes several reports every year which compliance professionals should find useful, such as the “Liability of Legal Persons for Foreign Bribery:  Stocktaking Report” or the “Resolving Foreign Bribery Cases with Non-Trial Resolutions”. On 23rd September, we will be holding a webinar to launch a new study dedicated to anti-corruption compliance entitled, “Corporate Anti-Corruption Compliance: Drivers, Mechanisms, and Ideas for Change” – I invite you all to join us for what promises to be a very interesting discussion.

What compliance challenges do you think might arise in the future?

Right now the main challenge we are facing, and that will probably last longer, is the Covid-19 pandemic. This crisis has brought unprecedented challenges of human suffering, uncertainty and major economic disruption on a global scale. This can create environments that are ripe for corruption and bribery. For this reason, state and private sector responses to this crisis should include mechanisms for preventing, detecting and prosecuting corruption and bribery. Some corruption risks are immediate due to the actions taken to mitigate the health and economic crisis. Other risks will emerge in the medium to long term as the consequences and impact of COVID-19 emergency measures take greater effect. Under these circumstances, the progressive decline of citizen trust in public institutions and business will become even more evident. Identifying and addressing corruption risks will thus be crucial to protect trust in public institutions and business, and to galvanise public confidence in the governments´ ability to mobilise an effective crisis response. For more information on this topic, I invite everybody to read our recommendations to minimise corruption and bribery in the Covid-19 response and recovery.

Recently, the WCA has added a new chapter, the Panama Chapter. As its president and vice president assure, it aims to establish compliance in the non-financial sectors, since it already has years of experience. Specifically, they assure that the public sector is the one that most needs these anti-corruption measures, which they describe as non-existent. What changes should compliance bring to this sector not only in Panama, but around the world?

Some of the measures taken by companies, are to some extent reactive to recent corruption scandals and increased enforcement in the region. Even though these new measures are welcome, the question is now how companies will work to incorporate anti-corruption compliance in all companies´ activities beyond the mandatory “to-do” list. Therefore, one of the main changes that the compliance movement is bringing, is a cultural change. Companies are now revising their codes of ethics, having hot lines to report misconducts and are talking about the importance of doing businesses in the right way. I am confident that the presence of compliance associations and organizations will increase the interest of the people in the subject and will contribute to raise awareness and share knowledge in the countries.

* This Network aims to promote the exchange of experiences and good practices between the different jurisdictions of the region in order to equip anti-corruption law enforcement officials with the tools and knowledge necessary to effectively investigate and prosecute transnational corruption cases.

 

From the World Compliance Association we thank Patrick Moulette for his answers and his active participation in various events organized by the association, such as the Covid Compliance congress and the Presentation of the Proposal for a Professional Status for the Compliance Officer.

 


 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas