Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

Compliance Público y necesario

Señor Estado quiero respuestas

Señor Estado, quiero respuestas

 

Cuando hablamos de Compliance no se limita  únicamente a seguir la normativa nacional e internacional al pie de la letra para evitar la corrupción; su pilar fundamental son la ética y la transparencia. Por lo tanto, en la función pública de nada sirve tener legislación que penalice determinadas actuaciones si no se procura un cambio cultural en el funcionario -de cualquier jerarquía -.

 

Recordemos que cada paso que da la Administración Pública lo hace bajo la premisa de probidad, en el uso de fondos públicos, que nos pertenecen a todos los ciudadanos. Siendo así, desde esta perspectiva y en aras de fomentar la transparencia debemos exigir cada vez, con más rigor, que tengamos acceso a datos reales y respaldados, y no sólo en cuanto al erario público se refiere, necesitamos saber que el rumbo del país tiene una hoja de ruta bajo premisas estadísticas, probadas, sustentadas  y no antojadizas. 

 

Los gobiernos locales no se escapan de esta obligación. Como contribuyentes locales estamos en nuestro derecho de conocer el destino que se le da a cada uno de nuestros impuestos. Cuáles son las reglas de contratación, quién, cómo y por qué toman decisiones, y tener acceso digital a información que satisfaga todas las dudas que nos puedan surgir al respecto. Si, se que suena utópico, pero esto existe.

 

La corrupción en el sector público se encuentra latente, el pan nuestro de cada día es poner en duda decisiones estatales por contrataciones públicas que no dan los resultados esperados, impuestos nuevos que nunca llegan a cubrir las expectativas, bonos de ayuda social sobre los cuales no conocemos los parámetros para ser otorgados.

 

La Ética Pública es algo que nos atañe a todos, como sociedad debemos dejar de quejarnos en redes sociales o reuniones familiares para exigir a quienes nos gobiernan integridad y transparencia. 

 

Nuestro país ha ingresado al grupo selecto de naciones parte de la OCDE, cuya finalidad es instaurar las mejores prácticas para lograr una sociedad más íntegra, más responsable e igualitaria. Esto trae a la mesa el concepto de “responsabilidad política”, exijamos mecanismos para que, quienes disponen de fondos públicos lo hagan transparente y responsablemente. Requerimos de procedimientos que acrediten sanciones y no simples investigaciones que terminan en una gaveta.

 

La función pública debe llegar a ser fuente de inspiración para las organizaciones privadas. Si no podemos medir resultados y analizar nuestro rumbo estamos perdidos. El Compliance en el sector Público debe dejar se ser una pestaña en la página web de una determinada institución, para convertirse en algo palpable, necesitamos saber que existe y confiar en que aquellos costarricenses que ostentan el cargo de funcionario, lo hacen conscientes de la responsabilidad que tienen en sus manos.

 

MSc.Paola Alvarenga Barragán

 


 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas