Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

La ética y cumplimiento en la construcción de la reputación empresarial

Viviana Montero

Abogada y experta en Ética y Cumplimiento

Socia Fundadora WCA Capítulo Costa Rica

 

Parece extraño relacionar el tema de ética y cumplimiento con las ventas, los servicios o la generación de ganancias en general para una compañía; sin embargo, en la actualidad, el valor empresarial de una marca y su reputación en el mercado es uno de los valores intangibles más importantes que hace la diferencia. Lo que conocíamos como ventajas competitivas: calidad, precio y buen servicio al cliente; ahora son características no negociables para las personas consumidoras.

Es innegable que “Para distinguirse en sus mercados, las empresas e instituciones deben desarrollar diferenciadores para lograr la preferencia de sus interlocutores sobre su competencia ”

Hoy por hoy… y aun más al estar viviendo esta crisis sanitaria, nos lleva a reinventarnos en cómo podemos diferenciarnos e influenciar a la sociedad, por lo que es determinante que la empresa tenga definido su norte, cree una estrategia, actúe conforme a dicha estrategia y la comunique efectivamente a la sociedad.

Una estrategia de negocios sólida está fundada en los valores de la compañía; sus líderes deben creer fielmente en ella; y es a través de la congruencia del liderazgo empresarial que se construye una reputación firme acompañando así al giro de negocio, y producto de eso su reflejo será también en resultados financieros consistentes.

Con el auge de las redes sociales y el poder individual que nos acompaña, se debe tener presente que son los mismos colaboradores quienes apoyan su compañía, difunden su mensaje y defienden su marca. El alineamiento entre el propósito y los valores de la compañía con el de los colaboradores, es una herramienta poderosa que puede convertirles en influencers, y serán ellas y ellos quienes apoyen a comunicar y construir la reputación empresarial.

Lo que puede tomar años en construirse, puede perderse en minutos con una sola acción antiética. 

La ética viene a ser un componente esencial en la construcción de la reputación. La gobernanza de una organización basada en estándares éticos se convierte en “portada de revista”, en donde sus grupos de interés como colaboradores, proveedores, y clientes comienzan a medir, confiar y por ende respetar a esa organización por la manera de tomar decisiones y cómo amplifica el impacto positivo en su entorno.

“Por su parte, el cumplimiento constituye otro pilar estructural, ya que determina con paso firme el rumbo a la excelencia más allá del cumplimiento de la ley, guiados por ideales, principios éticos y decisiones certeras, evitando hechos incorrectos, aunque no estén prohibidos.” 

La tendencia creciente de inversionistas considerando temas sociales, ambientales y de gobierno corporativo, la mejora en el valor de mercado de las compañías, la retención de talento, la creación de ambientes de trabajo más sostenibles y productivos y el fortalecimiento en la confianza del consumidor en las empresas; son sólo algunas de las razones por las que resulta valioso contar con políticas y procedimientos de Ética y Cumplimiento liderado internamente por un equipo especializado.

Les invito a repasar la base sobre la que está construida la reputación de su empresa y sus marcas, ya que la oportunidad se encuentra en ser un modelo de cumplimiento, en donde la ética y la integridad sean los pilares que rigen cada acción y decisión; considerando el beneficio de la empresa y la sociedad.

 

 

 

 

 


 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas