Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

EL CLUB DE LAS FARMACÉUTICAS

Un ejemplo de cómo la corrupción puede matar

El Club de las Farmacéuticas

Un ejemplo de cómo la corrupción puede matar

Rosa Elena Heredia Mendoza[i]

 

La corrupción es un problema mundial y, por ello, en una publicación efectuada de manera conjunta por la Cámara de Comercio Internacional y otras organizaciones se precisó que el costo de la corrupción representa el 5% del PBI Mundial[1].

Actualmente, la Fiscalía del Perú está investigando al personal de EsSALUD por las contrataciones directas realizadas para adquirir lentes de seguridad y tomógrafos, ya que habría existido un acuerdo entre el personal de EsSALUD con dos proveedores “seleccionados”.

Esta investigación denominada como “El Club de las Farmacéuticas” es un ejemplo de cómo la corrupción puede conllevar a la comisión de otros delitos; en este caso, uno que pone en riesgo la seguridad y salud de las personas, pues de acuerdo a lo señalado por la Fiscalía se detectó que esos lentes de seguridad -a pesar de estar en mal estado- eran recibidos por EsSALUD sin revisión ni observación alguna para posteriormente ser entregados al personal médico.

Actualmente, está vigente la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo – Ley No. 29783, la cual tiene como objetivo promover una cultura de prevención de riesgos laborales en el país y es aplicable a los trabajadores y funcionarios del sector público. Teniendo en cuenta lo descrito por la Fiscalía en su resolución, el personal de EsSALUD habría incumplido también las obligaciones que emanan de esta ley, tales como: (i) el empleador debe proporcionar a sus trabajadores equipos de protección personal adecuados, según el tipo de trabajo y riesgos específicos para el desempeño de sus funciones (artículo 60) y (ii) el empleador debe adoptar medidas necesarias, de manera oportuna, cuando se detecte que la utilización de los equipos de protección personal representa riesgos específicos para la seguridad y salud de los trabajadores (artículo 61).

No está de más recordar que, de comprobarse el mal estado de los lentes, el personal de EsSALUD que está siendo investigado por posibles actos de corrupción, también debería serlo por el delito tipificado en el artículo 168-A.- del Código Penal, referido al atentado contra las condiciones de seguridad y salud en el trabajo.

 




[1] https://iccwbo.org/publication/the-business-case-against-corruption/




[i] Abogada y Magíster en Derecho Empresarial por la Universidad de Lima. Especialista en Compliance y Regulación.

 


 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas