Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

Compliance y valores en los negocios

Los rufianes

Artículo de opinión enviado por la asociada Rosa Elena Heredia Mendoza[i]

 

Recientemente se ha publicado la NTP ISO 37301: 2021 sobre Sistemas de Gestión de Compliance, la cual es una buena guía para implementar los modelos de prevención a que se refiere la Ley 30424 y, además que permite certificarlos.

La piedra angular para que funcionen estos modelos de prevención es el compromiso que deben asumir el órgano de gobierno y la alta dirección de una organización con la cultura de cumplimiento, es decir, tener una actuación ética y basada en valores. 

Mediante esta historia ficticia veremos cómo los “buenos negocios” no siempre lo son.

“Esta organización tiene que comprar terrenos en zonas alejadas de la ciudad para ejecutar proyectos. Para realizar esta labor recurre a un agente inmobiliario, quien se convierte en el intermediario entre la organización y el propietario del terreno hasta que concluya la operación.

Nunca falta un directivo rufián que, ante el precio planteado por los propietarios de estos terrenos manifieste con enojo «¿por qué le vamos a pagar a esos cholos el precio que piden?, sólo Dios sabe cómo han adquirido ese terreno, ¿acaso eso antes costaba así?, yo he visto que lo compraron en intis[1], ¿qué van a hacer esos cholos con tanta plata?». Como nunca falta un rufián para otro rufián, aparece otro con una idea magnífica y de contenido criminal, «proponerle al agente inmobiliario que convenza a los propietarios para que reduzcan el precio y para que el agente no se afecte con esta operación -dado que su comisión está en función del precio- por lo bajo pagarle un porcentaje de la suma que se ahorran». Tan felices y realizados se sienten que el primer rufián dice «te felicito porque tienes la voluntad de hacer bien las cosas, pero para futuras compras lo que debemos hacer es que estos cholos le entreguen poderes con facultades de representación a nuestros empleados para que éstos sean los que actúen como sus representantes, cosa que si se desaniman ya hemos cerrado la operación”.

Terminamos haciendo referencia a la pregunta que se formula Elisa Tururolls “a la larga, si todos nos dedicamos a ser unos rufianes ¿cómo vamos a hacer negocio?, ¿cómo vas a comerciar?”[2]; y planteando la siguiente interrogante para usted amable lector: ¿existe cultura de cumplimiento en la organización de nuestra historia ficticia?

 

[1] 4 millones de intis = 4 soles = 1 dólar aproximadamente.

[2] TURUROLLS, Elisa. Guía del buen gobierno corporativo. Manuales de Economía y Empresa. España, editorial Almuzara, 2019, p 65.

[i] Abogada y Magíster en Derecho Empresarial por la Universidad de Lima. Maestría en Gestión de Riesgos: Fraude y Blanqueo en EALDE Business School. Especialista en Compliance y Regulación

 


 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas