Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

La cultura de compliance en las instituciones educativas

Artículo del Comité Técnico de Compliance en el Sector Educativo de la World Compliance Association

Autora: Patricia de Medicis

La sociedad actual, se encuentra en un dilema realmente difícil de resolver, excesiva información, avance tecnológico, pérdida de valores, toda esta problemática social inducen a una educación ausente de valores socio-culturales, discriminatoria, excluyente, agresiva, con mensajes vacíos hacia el alumnado que produce un desequilibrio y rompe la idea de trabajar en grupo, cumplimentar entre todos las tareas, construir un ambiente educativo respetuoso entre sus pares y maestros y con un enfoque de ayuda al otro.

Los docentes atraviesan una etapa de agresión proveniente desde los padres hasta de sus propios alumnos, incluso con presiones políticas de sus superiores y representantes sindicales. 

Conductas antisociales (violencia y agresión) se encubren entre los educadores y educandos, no existiendo canales de denuncia anónimos como debiera construirse en toda organización. 

Las instituciones educativas son Personas Jurídicas y como tales, sin importar el número de trabajadores en rol de educadores o no que trabajen en ella, deberían tener un Manual de compliance, porque el cumplimiento no solo tendrían que ser notificado, supervisado y actualizado  a todos los trabajadores, sino también a los alumnos, y desde el ingreso a la escuela, evitando una vulnerabilidad en la base de sus valores.

Los Programas de cumplimiento previstos, en el art. 31 bis del Código Penal Español, también se ha pronunciado en la Circular 1/2016 de la Fiscalía General del Estado, establece criterios específicos para que sea eficaz para esa organización, eximiendo de la responsabilidad jurídico penal a la persona jurídica, en el caso de cometerse un delito en ella o en su nombre.

El primer paso en un Programa efectivo es conocer los riesgos que pudiesen ocurrir en una escuela, que desde ya son múltiples, desde leves, moderados a graves. 

El trabajo del Directorio y los profesores es el de conocer y mitigar los riesgos. 

Si implementamos la cultura del compliance pero desde el punto de vista del educando, dentro del Programa o Plan de instrucción, aplicándolo en sus conocimientos, habilidades y valores, lo harán un hombre competente que pueda entender y colaborar con la resolución de los problemas de su comuna o poblado. 

Metodológicamente mediante el método del caso, se puede reflexionar desde los primeros años escolares la cultura del cumplimiento, el respeto al medio ambiente, a la intimidad del otro (el reciclado es un claro ejemplo, la huerta del aula en donde el trabajo es grupal, el uso del celular con la autorización de quien se le tomara foto para compartir en  redes). 

La inclusión del cumplimiento ético en el programa estudiantil se llevaría a cabo por parte de los docentes, quienes motivaran al niño, en cuanto al respeto, sus derechos y deberes, y la distribución del trabajo en equipo.

En cuanto a la Escuela, si bien aún no está normatizado el Programa de compliance, es muy importante tenerlo en cuenta, ya que, al trabajar con menores, los riesgos, definidos como la combinación de la posibilidad de que una amenaza se materialice y el impacto que tiene en caso de hacerlo, realizando un mapa de riesgo, los podemos valorar.

Los riesgos se identifican, se evalúa su nivel, con diferentes consecuencias de gravedad, severidad, probabilidad, para llegar a un riesgo inherente, luego se llega a la etapa del tratamiento, aplicando los controles, y cuál es el nivel de riesgo residual. 

En una Institución educativa podríamos identificar desde los mas graves como la trata de seres humanos, explotación sexual, corrupción de menores y divulgación de intimidad del niño en redes sociales, solo como ejemplo.

Pero la exigencia en la organización del Cumplimiento de las obligaciones, la seguridad de los niños, un canal de denuncias, ese establecimiento escolar tendría mucha más reputación, y objetivos éticos que las escuelas que los que no poseen Programa de compliance, se trate de un Instituto privado o estatal.

El Compliance no es solo para los trabajadores o colaboradores de la Institución, debería ser paralelamente parte del Programa del estudiante desde su inicio hasta la culminación de sus estudios.

 


 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas