Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

El papel de los Oficiales de Cumplimiento en el impulso de una gestión de cumplimiento innovadora

Los Oficiales de Cumplimiento son los principales responsables de garantizar que las empresas cumplan con las regulaciones

Fuente: EQS Group

Autor: Aram Kaven Moser, Director General de Cumplimiento Corporativo — Grupo EQS

Los Oficiales de Cumplimiento son responsables de asegurar que los procesos de la empresa se apeguen estrictamente a las normas y reglamentos y que cumplan con la ley. El papel de un Oficial de Cumplimiento sin duda tiene una importancia extrema, pero de vez en cuando, se los ve como oficiales que siempre están metidos hasta el cuello en el papeleo.  

Los Oficiales de Cumplimiento son incluso vistos como personas que frenan nuevas ideas y proyectos, citando leyes y regulaciones para explicar por qué la empresa  no puede  seguir adelante con un plan propuesto. Sin embargo, es fundamental comprender que una de las principales responsabilidades de los Oficiales de Cumplimiento no es solo gestionar los riesgos, sino también tomar medidas preventivas para prever los riesgos y actuar en consecuencia. Esto hace que el trabajo de un Oficial de Cumplimiento sea extremadamente desafiante y, a menudo, es lo que engañosamente provoca la ira de otros empleados y, en algunos casos, incluso de la gerencia de alto nivel. 

La gestión de riesgos seguirá siendo una parte integral del rol de un Oficial de Cumplimiento. Siempre se tratará de defenderse de los riesgos pero, al mismo tiempo, asumir algunos riesgos calculados. La voluntad de asumir riesgos es fundamental para la innovación y esencial para dar forma al futuro de una empresa y las innovaciones pueden garantizar su supervivencia a largo plazo en un mercado altamente competitivo. 

Innovación en el cumplimiento

Rara vez se considera que el cumplimiento impulsa la innovación en las empresas, hasta el punto de que se considera un obstáculo para las ideas audaces. Esta perspectiva también se deriva del hecho de que el cumplimiento se ocupa de temas como la regulación y la aplicación y, por lo tanto, evita que se vea como un facilitador.

El papel de un Oficial de Cumplimiento nunca fue fácil y cada vez es más desafiante. Enfrentar los desafíos regulatorios y garantizar que la empresa cumpla con las regulaciones internas y externas a veces puede obligar a que la innovación pase a un segundo plano. Esto seguramente introducirá cierto tipo de tensión dentro de la organización, especialmente cuando los problemas de cumplimiento terminan impidiendo que tomen forma las ideas innovadoras. Por lo tanto, el cumplimiento no es algo a lo que las empresas deban resistirse, sino adoptarlo para que otros aspectos de la empresa puedan beneficiarse enormemente de él. 

Pero, ¿tener que cumplir con las regulaciones significa que ya no hay espacio para la innovación en la empresa? Debido a que el cumplimiento se encuentra en una intersección de la gestión de riesgos y la transformación digital general de una empresa, esto crea suficiente espacio para hacer que la gestión del cumplimiento sea aún más efectiva.  

Adoptar una primera actitud de Cumplimiento

Uno de los factores que le da al cumplimiento la reputación de ser el bloqueador de la innovación es en los casos en que el cumplimiento no es inherentemente parte de la organización. Esto quiere decir que tales empresas carecen de un primer enfoque de cumplimiento y, a menudo, no logran que sea parte de la cultura de la empresa. En la mayoría de los casos, el cumplimiento se ve como una casilla de verificación que debe cumplirse. La comprensión de que el cumplimiento no es algo que llega en etapas posteriores o que se considera retrospectivamente, sino que debería ser parte de los procesos por defecto, contribuye en gran medida a cambiar la percepción del cumplimiento. La clave para resolver el dilema posiblemente radica en empoderar a los Oficiales de Cumplimiento como participantes activos incluso en la fase de diseño de un proyecto y no presentarlos más adelante en el proceso para luego evaluar un plan de acción finalizado. 

El cumplimiento debe, por lo tanto, integrarse proactivamente en todas las actividades de la empresa. Una empresa que ha integrado la gestión del cumplimiento en sus procesos puede responder rápidamente a los cambios en la tecnología, la legislación o las expectativas de los clientes. Las plataformas de procesos digitales permiten mapear los requisitos reglamentarios y, en gran medida, simplifican el proceso de verificar si la empresa está siguiendo las reglamentaciones.  

Digitalización del cumplimiento y enfoque en la comunicación del cumplimiento

Diferentes empresas tienen diferentes enfoques para integrar sin problemas el cumplimiento en la cultura general de la organización. Desde capacitaciones anuales hasta talleres interactivos y más, hay varias formas en que los equipos de cumplimiento intentan transmitir la idea de cumplimiento a cada empleado.

La comunicación efectiva de cumplimiento, la integración y la armonización con las estructuras organizacionales existentes y la promoción de una cultura de cumplimiento en la empresa son vistos como desafíos por los propios Oficiales de Cumplimiento. La ética digital es una de sus nuevas tareas y hoy en día, esto es posible utilizando herramientas como una aplicación de cumplimiento. 

Rulebook proporciona la respuesta correcta a cada pregunta. Sabiendo siempre y en todas partes lo que es y no es factible, la plataforma proporciona a los empleados una herramienta que genera competencia para actuar en todas las situaciones. Esto crea motivación y confianza, al tiempo que evita incumplimientos de normas y actitudes defensivas por parte de los empleados.

La clave para integrar el cumplimiento en el proceso operativo cotidiano de las empresas también significa que todos sus empleados estén conscientes de los valores corporativos que guían a la empresa y que cuenten con una plataforma para el compromiso de los empleados. Al digitalizar la función de cumplimiento, las empresas pueden capacitar a todos los empleados para identificar claramente los problemas de forma independiente y, si es necesario, con la ayuda del oficial o equipo de cumplimiento. De esta manera, el conocimiento de cumplimiento está disponible y, lo que es más importante, fácilmente accesible para los empleados, quienes luego pueden asumir riesgos calculados en función de la información que tienen a mano. Lo que también asegura un proceso de este tipo es que hace que el cumplimiento sea responsabilidad de todos y cada uno de los empleados y no solo se limita al oficial de cumplimiento.  

Los empleados deben estar facultados con las herramientas necesarias con las que puedan evaluar sus propios riesgos y tomar riesgos informados e inteligentes. Una sólida cultura empresarial impulsa el cumplimiento.  

 

Más información: https://www.integrityline.com/ 

 


 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas