Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

La función del Compliance Officer...¿es terminator?

Articulo de Víctor Tomas, de Aden International Business School, centro acreditado por la World Compliance Association

Tuve el placer intelectual de participar de un foro en el ámbito universitario, donde María Lujan Bianchi, CO de YPF, con 19.000 empleados y 5.100 proveedores clasificados,  nos dejó varios desafíos pendientes para pensar y evaluar el rol y función del Compliance Officer en las organizaciones.

La pregunta sería ¿cómo lo ven, los que lo ven? En su exposición nos contaba, que al principio su figura se veía como el malo de la película. El terminator de la organización. Comparto esta idea, llevará un tiempo a todas las organizaciones, ver al CO como un socio estratégico que aporta transparencia y rentabilidad al negocio. Ser ético es rentable, a pesar de todo.  El compliance, vino para quedarse y nos dará una verdadera ventaja competitiva en los tiempos que vienen.

El Compliance Officer es el nuevo ejecutivo, más trascendente en toda empresa, para elaborar e implementar los programas de ética y compliance.  La pregunta sería ¿qué es ética? Podemos decir que ética, es hacer las cosas bien, sobre todo, cuando nadie nos está viendo. Hacer las cosas bien debería ser la norma, no la excepción. 

¿Qué debe tener un área de compliance?

Lo más importante es total autonomía y poder de decisión. La segunda más importante son los recursos necesarios para lograr su objetivo.

Su autonomía e independencia debe ser el valor absoluto. Esto hace que los actos inadecuados de las empresas, pueden prevenirse y ser atacados de diferentes maneras.

Se debería avanzar en normativas de protección y otorgar cierta jerarquía, para que como ejemplo, las únicas personas con facultades absolutas para desvincular o despedir a un Compliance Officer, sea el presiente o el gerente general de la compañía.  Ésto le dará seguridad para trabajar con la absoluta independencia de los negocios que pueda tener la organización.

En una potencial denuncia penal, el compliance officer, debe estar al lado del fiscal que investiga. Aportando todas las pruebas que sean necesarias para que se pueda llegar a la verdad absoluta. 

¿Dónde debe estar trabajando el Compliance Officer?

En la línea de fuego. Cerca de la gente. En la trinchera. De lo contrario no tendrá la objetividad necesaria para armar los planes de integridad y demás.  Es decir, estar en el lugar donde suceden las acciones y actos que pueden comprometer a la organización.

Debe tener además, rango estratégico en cuanto a reportar al directorio o integrar el mismo. 

Resalto también y comparto la línea de pensamiento de María Lujan Bianchi, cuando hizo referencia, que la gente debe “confiar” en el área, para poder hacer las denuncias que considere. Esto es central. De lo contrario el sistema fracasará. Pensaba que hace tiempo, tomé el desafío de escribir la definición más corta de liderazgo,  que dice: “Quiero confiar para seguirte”. De ésto se trata. En el caso puntual de YPF, va por el camino correcto. 

Podemos decir que el Compliance Officer, es un ejecutivo multifunción. Debe tener y desarrollar las habilidades necesarias para ser un gerente de negocios más. Que aporta otra visión de la empresa. 

Amén del expertise técnico, en cuanto a conocimiento de las normativas vigentes en temas de compliance, nacionales e internacionales, se debe agregar, la de saber comunicar y relacionarse e involucrase con todos los colaboradores de la organización.

Debe tener un pasaporte comunitario interno, para poder moverse con mucha seguridad, por todas las zonas de la organización y especialmente las zonas o áreas menos comprometidas con las normas de transparencia. Debe ser un buen negociador, dentro y fuera de la organización. Los clientes, socios, proveedores, también son parte del negocio. Debe tener impronta de negocios y habilidades de líder, para generar confianza y lograr que sigan sus pautas de acción. 

Será todo un desafío, para las empresas y consultoras en búsquedas de ejecutivos, que cumplan la función de Compliance Officer, encontrar el perfil de estos tiempos. No alcanza con los conocimientos técnicos. Esto es solamente el principio. Es una figura nueva, que está más cerca de un líder de negocios, que de un auditor de empresas. 

Conclusión, el Compliance Officer no es “Terminator”, es la “Liga de la Justicia” o “Justice League”.  En este caso no debe salvar al planeta de amenazas. Debe proteger a la organización de actos indebidos y corrupción.

 


 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas