Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, o configura tus preferencias antes de aceptarlas.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

¿Es la voluntad motor del aprendizaje significativo?

La impostura del conocimiento no es perdurable

El desarrollo teórico, en el siglo pasado y aun hoy, sobre como incorporar conocimiento y alcanzar un aprendizaje significativo y duradero, a intentado derribar paradigma tras paradigma, en las empresas década tras década se generan nuevos postulados sobre como generar cultura alineada con las estrategias de la organización o como lograr un derrame de conocimiento efectivo para transformarlo en ventaja competitiva.

Un ejemplo hoy son los programas de Compliance, que nos exigen replantearnos como “hacemos lo que hacemos” y “porque lo hacemos”, indagando en las génesis del Management y presentando nuevos desafíos a vencer para los recursos humanos. En esta dinámica creo que revisar los pensamientos que a través de los postulados de quienes marcaron el inicio de los caminos que nos han traído hasta acá, es una tarea sana y que nos permite el ejercicio de repensarnos, es por eso que hoy me interesaría dejar como disparador para que ejercitemos esta tarea, el titulo de este articulo.

Retomando la lectura sobre didáctica y pedagogía, volví sobre los pasos de Comenio, quien fuera teólogo, filósofo y pedagogo nacido en la actual República Checa, y quien contribuyo con su “Didáctica Magna” a desarrollar las técnicas de enseñanza que marcarían el inicio de la ciencia de la educación, es necesario aclarar que no busco con este breve articulo realizar una genealogía de la didáctica, sino simplemente retomar esas primeras miradas que movilizaron el desarrollo de la enseñanza y su objeto de estudio, la enseñanza-aprendizaje hasta nuestros dias.

Poder ver el universo como lo ve Comenio, sería poder ver un orden del todo, y al hombre como una parte de él, el cual dentro lleva las posibilidades del saber, y solo con la ayuda de la naturaleza podría alcanzar, el conocimiento. Pero desde el exilio del paraíso por el pecado de Adán, es necesario para saber algo aprenderlo, el hombre ya no posee la espontaneidad en el conocimiento.

Ahora bien, resulta por momentos difícil conciliar los dogmas religiosos, los cuales están en las creencias de Comenio, con el sensualismo que propone cuando sostiene “que el conocimiento empiece siempre por los sentidos”. (Jan Amós Comenius.“Didáctica Magna”.1986. pag.6)

Pero es el misticismo el punto de partida para el orden de las cosas, si el universo para Comenio es un todo, en un orden natural, también lo será la forma de impartir y adquirir conocimiento, es decir desde lo general a lo particular. Es en la naturaleza donde debemos ver la guía para proceder, ya que podemos tomar ese orden en que ella ejecuta su obra, además de ser el hombre parte de esta.

Plantea la enseñanza de las ciencias el conocimiento desde una visión interior, que debe ser tomada como una visión exterior, es decir el “ojo” (la mente o entendimiento en nuestra visión interna), el “objeto” (todas las cosas) y la “luz” (la atención debida). Es entonces en este sustento en donde su normativa toma forma, dando un lugar y un orden a cada estadio de la vida del hombre, la niñez, adolescencia, juventud y la madures, para enseñar “todo y a todos”, pero adecuando cada estadio de conocimiento para cada quien.

Todo esto debe ser planteado desde la voluntad del hombre, desde el interés por el conocer, la impostura del conocimiento no es perdurable, solo aquello que se aprende desde la voluntad de ser adquirido, es perdurable en el tiempo. Dice Comenio “querer formar la voluntad antes que el entendimiento (como éste antes que la imaginación y la imaginación antes que los sentidos), es trabajar en balde”. (Juan Amós Comenius “Didáctica Magna”.1999. Pag.160)

Si bien en nuestros dias no podemos dar solo crédito a la voluntad para adquirir real conocimiento, creo que si es motor y disparador de búsqueda del hombre para alcanzar un estado superador desde lo cognitivo, y si ponemos la mirada en la empresa, poder conjugar y entender la voluntad común en la generación de cultura, nos permitirá también tener una herramienta mas para obtener ventajas competitivas.
 

Juan Amós Comenio.(1999).Didáctica Magna.Novena edición.México. Editorial Porrúa.

Jan Amós Comenius. (1986). Didáctica Magna. Madrid. Editorial Akal.

 
Lic. Santobuono Damián

Director ENTROPIC Consultora 

 


 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas