Usamos cookies en nuestro sitio web para brindarte la experiencia más relevante recordando tus preferencias y visitas repetidas. Haz clic en "Aceptar todas las cookies" para disfrutar de esta web con todas las cookies, configura tus preferencias antes de aceptarlas, o utiliza el botón "Rechazar todas las cookies" para continuar sin aceptar.

Gestión de Cookies
Zona Privada Asociados   |   Boletines Compliance
 
FORMULARIO DE CONTACTO
Deseo suscribirme al Newsletter de la WCA
 

23/05/2024

El Impacto de la Inteligencia Artificial en el Cumplimiento de las Normas Regulatorias

Una mirada ante el manejo de los avances tecnológicos y los desafíos éticos en la gestión del compliance financiero.

En los últimos años, hemos sido testigos de una creciente adopción de la inteligencia artificial (IA) en diversas industrias, y el sector financiero no ha sido una excepción a esta tendencia. La capacidad de recopilar una amplia cantidad de datos del entorno, a menudo en tiempo real, mediante el uso de esta tecnología no solo ha permitido mejorar la experiencia del consumidor, sino que también ha simplificado, acelerado y redefinido los procesos tradicionales para lograr una mayor eficiencia, precisión y capacidad de respuesta ante riesgos y amenazas en el sector financiero.

En un entorno normativo dinámico, las organizaciones se enfrentan a desafíos considerables para mantenerse al día ante un sinfín de requisitos en constante cambio. Los métodos convencionales para asegurar el cumplimiento son principalmente manuales y requieren de una inversión considerable de tiempo, con un margen mínimo para errores. En este escenario, la integración de la inteligencia artificial (IA) en los procesos normativos emerge como una solución prometedora para afrontar estos retos.

La adopción de la IA en el compliance financiero se ha visto impulsada por una variedad de tecnologías, entre las que destacan el procesamiento del lenguaje natural (por sus siglas en inglés NLP, Natural Language Processing), el aprendizaje automático (Machine Learning), la visión por computadora, la automatización de procesos robóticos (RPA, Robotic Processing Automation) y la analítica avanzada. Estas tecnologías permiten a las instituciones financieras automatizar tareas rutinarias, analizar grandes volúmenes de datos de manera rápida y precisa, y detectar patrones y anomalías que podrían indicar riesgos regulatorios, mejorando así la calidad del cumplimiento y reduciendo costos.

 

Figura 1.

Las Cinco Principales Tecnologías Empleadas en las Ofertas de Tecnología Regulatoria

Cita: Departmental Papers 2021, 024; 10.5089/9781589063952.087.A001

Fuente: Schizas y otros (2019).

El machine learning, en particular, ha ampliado sus casos de uso dentro del compliance, permitiendo a las firmas de tecnología regulatoria (regtech) desarrollar modelos predictivos para identificar y prevenir delitos financieros, como el lavado de dinero y el fraude. Esta capacidad de análisis avanzado ha fortalecido la habilidad de las instituciones financieras para cumplir con las regulaciones en constante evolución y protegerse contra riesgos regulatorios.

Inteligencia Artificial Generativa: Oportunidades Tangibles para el Futuro del Compliance

Desde la introducción de ChatGPT, la conversación en torno a la Inteligencia Artificial Generativa (Generative AI, en inglés) ha alcanzado niveles sin precedentes. Empresas de todos los sectores están despertando al potencial de esta tecnología para mejorar procesos, revelar nuevas ideas y potenciar el crecimiento.

Ahora bien, ¿qué es la Inteligencia Artificial Generativa?

La Inteligencia Artificial Generativa se destaca por su capacidad para crear datos nuevos y originales a partir de un conjunto de datos de entrada preexistentes, o para hacerlo aún más simple, a partir de la información que se proporciona inicialmente a la IA para que aprenda y genere contenido nuevo. Puede generar imágenes, textos, videos y música con una calidad que iguala e incluso supera a las creaciones humanas.

La IA Generativa proporciona una comprensión más profunda de las regulaciones al permitir a los usuarios formular preguntas y recibir respuestas provenientes de fuentes autorizadas. Esto hace posible que los interesados ​​naveguen de manera eficiente por marcos regulatorios complejos, centrándose únicamente en la información relevante. Además, agiliza la comparación de regulaciones entre diferentes jurisdicciones, facilitando la extracción de requisitos combinados.

Al analizar y comparar rápidamente las regulaciones con las políticas y procedimientos internos, la IA Generativa también permite acelerar las evaluaciones de brechas y análisis de cumplimiento. Esta funcionalidad capacita a las organizaciones para identificar proactivamente áreas de no conformidad y tomar medidas correctivas de manera oportuna.

Por último y no menos importante, la IA Generativa promueve la actualización de políticas, estándares y procedimientos para cumplir con los nuevos requisitos regulatorios. Además, ayuda en la comunicación y capacitación sobre los nuevos requisitos al ofrecer a los usuarios plataformas de chat intuitivas y fáciles de usar para explorar documentos internos.

Desafíos de la IA en el Compliance

Aún cuando el potencial de la IA es innegable, el camino hacia una adopción plena en el compliance financiero no está exento de dificultades. Las organizaciones enfrentan una serie de retos importantes que deben abordarse para garantizar el uso ético, efectivo y seguro de la IA. Algunos de estos desafíos incluyen la interpretación de regulaciones y normativas, la calidad de los datos, la transparencia y derechos de propiedad intelectual, los riesgos de sesgo y la seguridad de los sistemas.

Para garantizar una implementación responsable de la IA, es fundamental contar con marcos de gobierno sólidos y establecer un monitoreo continuo para mitigar riesgos y asegurar su uso ético. Al gestionar adecuadamente la aplicación responsable de la IA, las organizaciones pueden cultivar la confianza en estos sistemas, promover su adopción y potenciar su ventaja competitiva de manera exponencial.

Si bien las tecnologías de procesamiento de datos avanzadas han mejorado la eficiencia y precisión de los procesos de cumplimiento, todavía dependen en gran medida del juicio humano para optimizar la toma de decisiones. Es evidente que la IA no pretende reemplazar al ser humano, sino más bien complementar su capacidad para abordar los retos normativos en constante evolución. La colaboración entre la inteligencia artificial y los profesionales financieros sigue y seguirá siendo fundamental para lograr un cumplimiento efectivo y continuar adaptándose a un entorno regulatorio en constante cambio.

 

Cristina Vargas

Technical Product Marketing Manager

https://www.linkedin.com/in/cristinavargasmontano/

 


 
Patrocinadores
Colaboradores
Entidades Asociadas